Diseño inteligente para afrontar el clima

Antiguamente, no existían los equipos modernos ni la tecnología como la calefacción o el aire acondicionado para manteneros cómodos bajo temperaturas extremas. Nuestros antepasados tuvieron que ingeniárselas para combatir las inclemencias del clima, ya fuera del calor o el frío.

A continuación, algunas estrategias para el diseño de casas agradables en invierno y verano:

Techos altos

Especialmente recomendados para climas calurosos. El aire caliente tiende a subir, mientras más espacio tenga, más fresco se mantendrá abajo. Por esta razón, en las casas de dos o más pisos, siempre el primero se encuentra más frío, mientras que el de arriba está un poco insoportable.

Construir bajo tierra

Un antiguo método para preservar tanto el calor como el frío es construir las cosas bajo tierra, ya que se encuentra naturalmente aislada por capas inmensas de tierra. Como a nadie le gusta vivir bajo tierra, hoy sería mejor construir un sótano adonde poder escapar en los meses de más calor. Utilizar ladrillos y materiales de construcción gruesos también ayuda a aislar temperaturas extremas.

7-casa-con-torre-pag7Una torre

Siguiendo el mismo principio que dice que el calor sube. Algunas casas antiguas las construían con una torre, esta servía de decoración entregándole un aspecto sobresaliente  a la casa, pero también permitiendo que el calor se acumule en las alturas, además tiene otro beneficio pues por las ventanas de la torre también entrarán gran cantidad de viento renovando y enfriando un poco el aire de la casa.

Árboles

Una idea inteligente es plantar árboles, en lo posible al poniente y al oriente de la casa, de esta manera bloquearán el sol de la mañana y de la tarde, dejándolo entrar solo cuando esté alto en el cielo y no sea tan molesto. La ramas de los árboles también ayuda a refrescar el aire que entre por las ventanas.