Sony se quiere robar las miradas en el mercado OLED

2Para los analistas de tecnología, el 2017 bien podría ser un año que genere un punto de inflexión con la tecnología OLED en el mundo de los televisores. ¿Por qué? El interés está puesto en las ventajas evidentes que esta tecnología tiene, aunque también existen detractores que piensan lo contrario, identificando puntos bajos como la calidad de los negros puros y la delgadez de sus paneles.

Hasta ahora la marca LG era la única fabricante de paneles de tipo OLED de gran tamaño, y gran parte de su estrategia para defender esta tecnología emergente es proveer de los mismos a la mayoría de los fabricantes de televisores en el mundo. En esa lista existe la excepción con Samsung, que por ahora se encuentra en una férrea defensa de las virtudes que venden en sus paneles de tecnología LED avanzada. Esta última es comercializada bajo el término “quantom dot”.

Sony entra al ruedo
Y bien, por ahora entre los grandes fabricantes de componentes audiovisuales, Sony era el último que se estaba quedando abajo, y ha decidido quedarse en el bando del OLED con su nueva línea de televisores A1.

Si bien hasta ahora Samsung ha pretendido acaparar el espectro de suministro de paneles OLED entre los fabricantes, en la calidad de imagen también intervienen otros factores en los que Sony espera ganar ventaja, como por ejemplo el tipo de procesador encargado de iluminar o apagar en una coordinación sobrehumana los ocho millones de pixeles integrados en estas pantallas. Allí es cuando Sony saca a relucir el avance de su hardware, destacando su procesador X1 Extreme 4K HDR. Analizando el desempeño de imágenes, la marca nipona logra alcanzar negros absolutos que no se contaminan con la luz de los pixeles que están próximos dentro de la pantalla. De esta forma, sus nuevos televisores OLED logran colores vivos y más brillantes.