Parlante multimedia en el Metro

Rate this post

 

9:30 a.m: me subo al Metro en estación Protectora de la infancia y un joven armado de un parlante multimedia aparece, su micrófono hace que su voz es escuche en dos o tres vagones. Pide a los presentes a que le digan tres palabras, así que interroga a un pasajero, luego a otro, luego a mí.

Le dije la palabra sueño y no recuerdo bien cuáles fueron las demás palabras, pero rimo muy bien con las tres y aprovecho de hacerme unas bromas, yo había amanecido de buen humor y me lo tome a bien.

8:30 p.m (en mismo día): me subo en estación Baquedano y aparece el mismo joven, armado de un parlante multimedia y su micrófono. La misma dinámica, pregunta tres palabras a tres distintas personas, nuevamente me consulta a mí. Esta vez ya no de tan buen humor, le digo cansancio. Vuelve a rimar bien las palabras, vuelve a joderme con sus chistes, vuelven a darle buenas propinas.0000000000000000000000

9:30 a.m (día 2): me subo en Protectora y…adivinen, me sube el mismo joven, con el mismo parlante multimedia y su mic, vuelve a preguntar tres palabras o conceptos, no recuerdo bien, y me vuelve a preguntar a mí. Tiene que ser una broma, digo, el joven utiliza bien el concepto, me vuelve a chuletear y yo enrojecí y la gente se reía aún más de mí.

8:45 p.m (día 2): subo en Baquedano y no puedo creerlo, el mismo chico, el mismo parlante multimedia, el mismo micrófono, lo mismo de consultar las tres malditas palabras, me vuelve a preguntar de nuevo a mí. Era extraño porque el joven parecía no reconocerme, ya que le dije “condena”, “condena”, y me puse a reír como un verdadero condenado, no tuve que lanzarme bromas porque, comprendí diáfanamente que la broma era yo.