Archivo de la etiqueta: telefonía móvil barata

El lado B de la telefonía china

telefonia_chinaPara nadie es desconocida la enorme cantidad de marcas de telefonía móvil barata provenientes de China que han logrado abrirse paso en el mercado occidental. Pero cuidado. A Huawei, HTC, Xiaomi, Meizu, quienes ofrecen una estupenda relación calidad-precio, se han ido sumando compañías que, amparadas por el desconocimiento del consumidor, tienen a disposición equipos cuya calidad deja bastante que desear.
Y es sólo cosa de unos cuantos clicks en Internet. Plataformas como Aliexpress tienen una alta gama de “móviles chinos” con nombres absolutamente desconocidos: Amigoo, Doogee, Bylynd, Ulefone, Umi, y un largo etcétera de nombres que, lo más probable, ni siquiera en el gigante asiático han sido oídos.
El mayor problema es que es muy fácil picar el anzuelo con estos dispositivos de telefonía móvil barata. El desfile de modelos, con diseños que sí se ven atractivos y especificaciones avanzadas, que muchas veces ofrecen precios imposibles de superar.

Leer el detalle
Pero siempre merece la pena (siempre) leer la letra chica. Además de poseer impuestos que generalmente no son sumados al precio, la política de devoluciones dista mucho de dejar conforme a un comprador: se aceptan sólo si el producto es muy distinto de su descripción. Además, el usuario tiene que hacerse cargo de los gastos de envío de vuelta, o quedárselo y acordar con el vendedor la devolución del dinero. Y ahí es que surge el mayor número que quejas.
A lo anterior hay que sumar que el producto puede no estar homologado y sufrir diferentes incompatibilidades, independiente del país en el que se está. Igualmente, la mayoría de los sistemas operativos cuentan con una traducción muy básica. Tampoco suelen recibir actualizaciones (gran parte de los dispositivos baratos se ha quedado en Android 5).
Tal como señala el presidente de Vernee, ZouZhihua, “hay muchas empresas que incluso mienten en sus especificaciones, y utilizan componentes que no son los que dicen ser”. Por ello, mejor prevenir, que lamentar un mal rato por inocente.